Cargando Eventos

El Carnaval lasecano es una tradición que data desde su recuperación en el año 1988, extendiendo su celebración desde la tarde del sábado lardero hasta la noche del martes de carnaval (día previo al míércoles de ceniza) con el entierro de la sardina, y la chocolatada para todos los presentes.

El entierro de la sardina,  responde a un elemento arraigado a nuestra cultura popular. Mediante un desfile que parodia un cortejo fúnebre, y la posterior quema donde nos despojamos simbólicamente de lo impuro, dando paso a una nueva etapa, se anuncia el fin del Carnaval.

Cada año, la sardina responde a una temática que elabora el A.M.P.A del C.E.I.P César Bedoya de La Seca.

El arraigo popular es tal, que los disfraces se preparan con mucha antelación, recibiendo por nombre Botargas los grupos de adultos disfrazados, y Botarguillas para los grupos infantiles . E inlcuso participan elaborando canciones de letra satírica denominadas Mojigangas.

Dentro de las más antiguas costumbres se han conseguido rescatar recientemente el disfraz usado por la botargas de la época con ropas bicolores y al frente de ellas la figura de Zárraga, saltimbanqui o animador del grupo de Botargas o Mojigangas.  Su disfraz consiste en pantalón y camisa bicolor (una pernera y manga de cada color) en blanco y negro, zapatillas de esparto, frac y sombrero de copa adornado de cintas y plumas multicolores.

El Carnavales de La Seca tiene carácter callejero y espontáneo, donde las bromas y disfraces son la tónica durante estos días que, año tras año, gracias al interés por parte de varios colectivos del municipio reviven el espíritu festivo.