Cargando Eventos
  • Este evento ha pasado.

Hasta el 19 de noviembre de 2018, desde el 1 de enero del mismo año, se contabilizan 44 víctimas mortales por violencia machista según las estadísticas provisionales de la Secretaría de Estado de Igualdad.

En la exposición se pueden ver 39 fotos Las mujeres son las protagonistas de esta exposición. Fotografías analógicas, realizadas todas ellas en blanco y negro, la autora retrata a mujeres de diferentes países, razas, edades y clases sociales.

Por tanto, las fotografías de Esperanza Herranz, ya son menos que las víctimas de violencia machista en España sólo en 11 meses de este año.

Fotos anónimas, como pasan a ser muchas de las víctimas mortales que acaso llaman la atención durante algún día u horas en los medios de comunicación. Sólo con iniciales a veces, y siempre dando lugar a un mapa de la España del horror; porque no hay límites en el norte, sur, este u oeste de toda la geografía nacional para ubicar esta lacra.

Miradas e imágenes de esperanza, de ilusión, de proyectos vitales, de sosiego, de libertad, de interrogante, de creación, de expresiones que tienen dueña detrás de cada rostro humano.

Si somos dueños de lo más primario que tenemos, que es nuestra propia vida, ¿Quién tiene el derecho de quitarnos la vida y privarnos de nuestros rostros vivos?

¿Acaso no es un problema social y de estructura básica como país que año tras año sean decenas y docenas los rostros de mujer que acaban borrados para siempre?

Tal vez contemplar rostros de vida de estas 39 mujeres anónimas captadas desde la mirada de Esperanza Herranz nos ayude a medir la dimensión humana y no sólo cuantitativa del rastro que nos deja la Violencia Machista en España.

Esperanza Herranz Torrego vive en Valladolid y se dedica a la fotografía desde hace de más de 30 años. Ha realizado exposiciones en Holanda, Barcelona, en la Escuela de Artes y Oficios de Vic (Barcelona), en salas de exposiciones en Ripoll, Banyoles (Gerona), Madrid, Valencia, Cuéllar (Segovia), Palencia y en diversos sitios de Valladolid y provincia, tanto individuales como colectivas.