Si hay un elemento patrimonial en numerosas iglesias parroquiales de la comarca de Medina del Campo, y en extensión hasta Tordesillas, es el órgano, que además cuentan en general con restauraciones que han permitido mantener una sonoridad plena aún con el paso de los siglos. También han superado vicisitudes históricas como los conflictos armados que supusieron expolios o destrucciones parciales de templos, hecho irrelevante en nuestra zona, si tenemos en cuenta que antes de la Guerra Civil la ciudad de Barcelona contaba con 70 órganos de tubos, que quedaron reducidos a 7 tras el conflicto.

Si hay un elemento patrimonial en La Seca que suma todos los ingredientes para dar un valor exponencial, ese es el Órgano Barroco de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción.

       Construido por el maestro organero Antonio Ruiz Martínez (Sasamón, Burgos 1749 – 1824) y restaurado por Joaquín Lois y su Taller de Organería afincado en Tordesillas en 2003, el Órgano Barroco de La Seca aglutina el interés de numerosos organistas, y se entiende que es mayor órgano castellano-leonés no catedralicio, en dimensiones y sonoridad.

       Un órgano, el de La Seca, que tampoco se dañó en la misma medida que el resto del templo parroquial cuando el 30 de enero de 1962 se desplomó la torre campanario sobre la nave central de la iglesia. Una tragedia patrimonial que marcó el futuro de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción.

Gracias al trabajo de la Asociación Cultural El Realejo de Tordesillas, se aglutinan numerosas peticiones y visitas de organistas procedentes de cualquier parte del mundo, especialmente Europa Occidental y Estados Unidos, con el fin de poder tocar estas joyas patrimoniales.

Hoy, desde Suiza se ha recibido la visita de la Organisterivesband Zug-Luzern acompañados por el organista y profesor del Conservatorio Superior de Música de Sevilla, Andrés Cea Galán en una visita que se extenderá por otros municipios de la comarca, donde disfrutarán de sus órganos parroquiales (Nava del Rey, Rueda, Tordesillas), para finalizar en la Catedral de Salamanca.

Desde la Organisteriverband Zug-Luzern, cada año se realiza un viaje a destinos que cuenten con órganos históricos para estudiar su trayectoria y poder disfrutar con su “música auténtica”.

El interés que está recibiendo la Asociación El Realejo por poder viajar hasta estos municipios a disfrutar de sus órganos parroquiales, ha llevado a que los agentes implicados en La Seca hayan tenido una primera reunión de organización y coordinación, contando así con la figura del párroco local, Jesús García Gañán y el Ayuntamiento de La Seca que se coordinarán para la recepción de organistas y personas interesadas en la materia.