La fiesta más popular es la de los Novillos, celebrada el primer fin de semana de agosto, a continuación de la Semana Cultural.

Las calles se engalanan para recibir a multitud de gentes venidas de todas partes, para rendir culto al toro, a quien le dedican la mayor parte de sus festejos dado el carácter histórico de su tradición en La Seca.  Son unas fiestas que según Ángel Suárez Aláez en su libro “Historia de La Seca” (Valladolid, 1997) se remontan, al menos documentalmente, a 1860. Al no estar asociadas a ninguna festividad patronal, son unas fiestas que inicialmente se vinculaban al final de las tareas agrícolas del cereal, que en los siglos XVIII y XIX era predominante, y previo a la vendimia.

Son destacados los encierros por las calles de La Villa y las verbenas taurinas en la Plaza de Toros que se instala para tal ocasión en La Plaza España de La Seca.

A estas fiestas, se le suma una amplia programación cultural y festiva, bailes y ferias, en consonancia con las actividades de la Agrupación de Peñas de La Seca, la Asociación Taurina Villa de La Seca, el Grupo de Coros y Danzas Villa de La Seca, los Dulzaineros de La Seca, el sector hostelero del municipio y el propio Ayuntamiento. Sin olvidar, el papel importante cada año de un/a pregonero/a que da el pistoletazo de salida a estas tradicionales Fiestas de los Novillos de La Seca junto con la coronación de las Reinas de la Fiesta y sus galanes.

GALERÍA DE IMÁGENES